Cripta Panteón de los Gálvez

INFORMACIÓN

Cripta Panteón de los Gálvez

Dirección de la iglesia de San Jacinto: Plaza de Bernardo de Gálvez — nº 3

Horario: Sin horario establecido

 

Historia

Cripta Panteón de los Galvez

MACHARAVIAYA: MAUSOLEO DE LOS GÁLVEZ   

La Cripta de los Gálvez se encuentra en  La iglesia de “San Jacinto”, situada en el centro de este pequeño pueblo, llamado Macharaviaya, El mausoleo y el camposanto permanecen abiertos todo el día, incluidos los domingos.

Al panteón de los Gálvez, se accede por el cementerio del pueblo, este perfectamente cuidado y donde se encuentra un busto de uno de los miembros de la familia en el centro. Otros bustos como este se hallan en el interior del panteón. A pesar de que son anónimos se pueden apreciar diferentes manos en su ejecución, son todos de mármol y algunos de gran naturalismo y calidad.

 

Cementerio

De la primera iglesia de Macharaviaya tenemos noticias que fechan de 1505, cuando con Don Diego de Deza, Arzobispo de Sevilla, empiezan a crearse en la provincia un numeroso grupo de ellas. Su consagración se ejecutó en el año 1510, aunque a finales del siglo XVI ya mostraba un estado ruinoso, y no será hasta el año 1785 cuando bajo la influencia de la familia Gálvez se proceda a la reconstrucción  del templo y a la edificación de una cripta que guardará prácticamente las mismas dimensiones que aquél. El proyecto fue delegado a Miguel del Castillo, el arquitecto más importante en Málaga a finales del siglo XVIII,

Bajo la iglesia se halla la “cripta-panteón de los Gálvez”, a la que se accede por un lateral, desde el camposanto. Por sus dimensiones se puede considerar como una iglesia subterránea, ya que es casi del igual tamaño y planta que el templo bajo la que se localiza. La cripta está revestida por una bóveda de medio cañón,  anchos arcos fajones, menos el tramo del crucero, cubierto por bóveda de arista. El sitio que se corresponde con el crucero y la capilla mayor está separado del resto por una reja .En la cabecera se ubica el altar y en el lateral izquierdo las sepulturas de la familia Gálvez, Gallardo y Cabrera, repartidos en cuatro filas, donde quedan atractivas lápidas del siglo XIX y una gran urna central bajo un arco carpanel. Este llamativo conjunto se remata mediante tres frontones mixtilíneos de incuestionable gusto dieciochesco. Junto a ellos, se crea el sarcófago en mármol que guarda los restos del Marqués de la Sonora: “D. José de Galvez”. De incuestionable belleza, fue enviado construir por Miguel de Gálvez, utilizándose el mármol grisáceo y el alabastro. La urna se levanta sobre un esbelto pedestal rectangular. En su frontal se encuentra  tallado el escudo de armas de los Gálvez. Todo ello finalizado con el busto del difunto tallado en mármol blanco En el otro brazo del crucero se emplazan una serie de realistas figuras anónimas de bulto redondo y medio cuerpo, que personifican a los miembros de la familia.

En la cripta,” José de Gálvez “ordenó edificar un mausoleo para el enterramiento de su gente, de manera que en ella se hallan sus restos, en un sarcófago de mármol, así como los de otros  miembros de las familias; Gálvez, Cabrera y Gallardo.

En la iglesia se pueden ver una sucesión de altares laterales con las placas inaugurales originales, en las que se muestra a quién está ofrecido el altar, siempre uno de los santos patrones de uno de los miembros de la familia Gálvez, así como la dotación que le fue otorgada para la celebración de misas, de forma perpetua, en determinados días (los miembros de la familia Gálvez se compartieron los días de la semana, de forma que cada día tenía que celebrarse una misa por uno de ellos). En el panteón también se halla la consiguiente chapa en la que se requiere que se celebren misas todos los viernes y esta debe de ser cantada el día de difuntos.

Leyenda

Debido a esas dotaciones se ha creado una leyenda que narra cómo los espíritus de las personas sepultadas en el mausoleo se menean gritando por la iglesia enojados porque no se desempeñan, actualmente, los compromisos que ellos dejaron para la celebración de misas por sus almas de manera imperecedera.

 Aunque, no es esta el único mito que aparece ligado a la iglesia. Se narra también, que, durante la edificación del templo, José de Gálvez quiso cubrir el suelo con monedas de oro y pidió autorización al rey para ello. Sin embargo, Carlos III le objetó que si ponía las monedas de un lado los parroquianos pisarían la cara del rey y si las colocaba de otro pisarían el escudo real, por lo que solo consintió poner las monedas de canto. Asique, ante la circunstancia de que los Gálvez no poseían tanto caudal como para revestir el suelo de monedas de oro colocadas de lado, ellos mismos dispusieron coger las monedas que habían previsto poner en el suelo y las ocultaron en el templo, como garantía por si en alguna ocasión era necesario tener  fondos para reformar la iglesia. Parece ser, que en las obras de recuperación del edificio que se produjeron en el año  1992 los peones pusieron mucho empeño en hallar el tesoro, aunque no hay constancia de que descubrieran nada (lo que no  quiere decir que no lo hallaran, de hecho refieren que uno se marchó sin despedirse).

 HISTORIA CURIOSA

Otra historia singular que se relaciona con la iglesia, pero esta vez con más fundamento, es la de “la novia”, ocurrida el 5 de diciembre del año 1920, cuando una joven cayó muerta de repente en el altar en el mismo momento en el que se estaba casando. El hecho en sí llama la atención y, de hecho, está marcado en una placa.

Se cuenta  que el espíritu de la joven deambula por el templo.

Fuente: Rustica

Personajes ilustres

La familia Gálvez, forma parte muy importante de la Historia de Macharaviaya, ya que fueron los mecenas e promotores del pueblo. Los Gálvez, eran una ilustre familia que procedían de Córdoba, y que se instalaron en el pueblo en el Siglo XV, aunque no fue hasta el Siglo XVIII, cuando sus miembros engrandecieron a la corona de España, dando cinco hombres de estado de gran importancia.

José Gálvez, (Marqués de la Sonora) fue su miembro más importante y reconocido. Su paso por los Estados Unidos dejó considerables huellas, como promover que se instituyeran las ciudades de San Francisco (1766) y San Diego (1769), además de su labor apostólica cristianizando a los indios y enseñando nuestra lengua y cultura. Su hermano Matías y el hijo de este, fueron virreyes de México y lograron notable prestigio, aunque no tanto como José de Gálvez.

La cripta se encuentra en los bajos de la Iglesia de San Jacinto de Macharaviaya, la misma Iglesia que ellos sufragaron su reconstrucción.

Localización:

Cripta Panteón de los Gálvez

¿Quieres contarnos algo sobre este cementerio?

Cripta Panteón de los Gálvez

12 + 5 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR
Aviso de cookies