Cementerio de Vitoria Santa Isabel

INFORMACIÓN

Cementerio de Vitoria Santa Isabel

Portal de Arriaga, 26A

01013 Vitoria-Gasteiz

Contacto: 945 16 12 31 (cementerios@vitoria-gasteiz.org)

 

Horario apertura

Del 1 de abril al 1 de noviembre: 9:00-20:00 h

Del 2 de noviembre al 31 de marzo: 9:00-19:00 h

Horario de entierros

Lunes a sábado comienzo a las 9:00 y cada veinte minutos.

 

Propietario:

Ayuntamiento de Vitoria

Plaza de España, 1

01001 Vitoria-Gasteiz

Telf: 945 161 616 (información@vitoria-gasteiz.org)

Historia

EL 3 de Abril de 1787, Carlos III aprobó la Real Cédula referente al enterramiento de los difuntos. Hasta esa fecha, los cuerpos eran enterrados en el interior de las iglesias o al pie de ella, por lo que una vez que la población se empezó a expandir y saturó los espacios de las iglesias, comenzaron a surgir epidemias de peste, cólera y tifus. La Real Cédula obligaba, a grandes rasgos, la construcción de recintos alejados de la población, en zonas ventiladas y lejos de cualquier curso de agua, para el enterramiento de las personas fallecidas.

En Vitoria se eligió el terreno en la zona donde actualmente se encuentra el barrio de Zaramaga, ya que era un descampado donde ya se erigía una ermita, la Ermita de Santa Isabel (un gasto menos en la construcción) y además porque ya se habían practicado enterramientos de numerosos soldados muertos en una gran batalla que sucedió en la zona. En este terreno se aprueba la construcción del cementerio de Vitoria en el año 1803.  El 6 de noviembre de 1804 empiezan las obras según proyecto del arquitecto Manuel Echanobe. El 18 de marzo de 1808 se consagraron los terrenos, de forma muy precipitada, ya que Vitoria fue azotada por el tifus durante la época en que estuvieron acampadas las tropas de Napoleón en la zona y fue necesario inhumar rápidamente los cuerpos para evitar la propagación de la enfermedad.

Debido a esas prisas en la inauguración, la distribución del cementerio fue un caos, por lo que los ciudadanos de Vitoria no quedaron contestos con su cementerio. Por ello de presentan nuevos proyectos para cambiar su ubicación en terrenos más extensos, proyectos como los de Manuel Ordozgoiti en 1831 o el de Manuel Ángel de Chávarri en 1833 o el de Martín Saracíbar en 1849. Ninguno de ellos fue hacia adelante.

Ante la imperiosa necesidad de espacio, en 1847 se decide ampliarlo por su parte norte. En 1848 comienzan las obras de ampliación. Pronto volvió a quedarse pequeño, luego en 1854 se vuelve a ampliar bajo proyecto de Manuel Ordozgoiti.

Acatando la Real Orden de 1871 se habilita en ese año una zona independiente, el cementerio civil, en una zona de los terrenos de la necrópolis para la inhumación de las personas que no profesaban la religión católica y para los suicidas. Esta zona se encontraba en un semicírculo a la entrada del cementerio, pegada a la carretera de Arriaga.

El 6 de julio de 1875 es necesario realizar una nueva ampliación, debido a la construcción de numerosos panteones que estaban restando terreno a la fosa común. La ampliación siguió el diseño del arquitecto Francisco Paulo de Hueto.

Durante los años 1901 y 1923, se producen de nuevo, sendas ampliaciones.

El 8 de febrero de 1832 se derriba el muro que separaba la zona civil de la zona católica, oponiéndose enérgicamente la Iglesia. Muro que se volvió a levantar, esta vez en el ángulo norte, una vez acabada la Guerra Civil Española. En esta zona civil fueron además enterradas aquellas personas republicanas detenidas por las fuerzas Nacionales, así como los librepensadores, escritores contrarios al Régimen,…

La última ampliación, proyectada por el arquitecto Miguel Mieg, se produce en el año 1956. Se bendicen los terrenos el 8 de noviembre de 1958.

En el año 1979 se derriba definitivamente el muro de separación de la zona civil de la zona católica, trasladándose los restos al osario de este cementerio, a algún panteón perteneciente a las familias o al cementerio de San Salvador. Cementerio que se inauguró en el año 1973 ante la imposibilidad de ampliar el cementerio de Santa Isabel más.

Los muros de este cementerio fueron testigo de fusilamientos durante la Guerra Civil Española. Personas contrarias al régimen y que no compartían sus ideales, tal es el caso del fusilamiento del poeta bilbaíno Lauaxeta. En el muro trasero se encuentra colocada una placa en su honor junto a otra conmemorativa recordando a los fusilados en el año 1936 y 1977.

En la actualidad, el ayuntamiento está expropiando las tumbas a las que ha vencido el alquiler (75 años) y que no poseen valor cultural, para crear espacios verdes.

Tal es la belleza del lugar que el escritor José Antonio Cotrina se inspiró en él para su novela “La niña muerta”, galardonada con varios premios. Además en el año 2015 se organizaron dos recitales nocturnos de música y poesía para rendir homenaje a los músicos de Vitoria que descansan entre estos muros. Tales como Sebastián Iradier, Luis Aramburu, Félix Ascasso, Julio Valdés,…..

Concierto en directo:

 http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/cementerio-luz-musica-ciclo-peculiar-conciertos-cementerio-vitoria/3248499/

Cementerio

El cementerio de Santa Isabel se encuentra ubicado en el barrio de Zaramaga, en pleno centro de Vitoria-Gasteiz. Su nombre proviene del barrio donde se construyó el camposanto.

Consta de grandes criptas, capillas-panteones y sepulturas de tierra. Las sepulturas más antiguas son las que encontramos nada más acceder al camposanto. El cementerio de Santa Isabel es uno de los pocos que no dispone ni de nichos ni de fosas comunes.

Debido a las numerosas ampliaciones que ha tenido a lo largo de los años, este cementerio no guarda una forma definida.

Fotos: Tina Bodes Santano (¡gracias por la aportación!)

Visitas guiadas

http://ttipiaondarea.blogspot.com.es/2014/06/cementerio-de-santa-isabel.html

Grupo Facebook:

https://www.facebook.com/cementerioSantaIsabel/

Muchísimas gracias Marta, por la información.

VISITAS GUIADAS

“MENSAJES EN PIEDRA” Iconografía, símbolos y su significado.

 Día: 18 de junio castellano

        19 de junio euskera

“La investigación criminal en la Vitoria del Siglo XIX” . Alguaciles, serenos, delincuentes. El crimen de Betoño. El caso Garayo.

Días: 23 de julio en euskera

         30 de julio en castellano.

Horario para ambas visitas: 11:00 horas.

“ Un jardín con mensaje”. Botánica funeraria.

Días: 17 de septiembre 11:00 en castellano  11:30 en euskera.

Punto de encuentro: puerta de acceso cementerio de Santa Isabel.

Información y reservas para las visitas temáticas al cementerio

 

Precio para todas las visitas: 5 €/persona

Grupo mínimo para realizar las visitas: 6 personas.

 

Información y reservas: Oficina de Turismo 945 161 598

Fosa Común

Existieron dos fosas comunes en el municipio de Vitoria.

En la primera se encontraron 146 víctimas de las que sólo se identificaron 29. Fueron localizados en la calle San Francisco Kalea, cerca del cruce con la calle Nueva Fuera Kalea. Los restos fueron trasladados al Valle de los Caídos, en Madrid, el 23 de Marzo de 1959.

En la segunda fosa se contabilizaron 467 víctimas de las que consiguieron identificar 464. La segunda fosa se localizó muy cerca de la primera. Los restos fueron trasladados al Valle de los Caídos, en Madrid, durante los años 1959 y 1961.

Muchos personajes fueron fusilados  frente a la tapia del cementerio, entre ellos el poeta y periodista Lauaxeta, Esteban de Urkiaga (1905-1937) y el médico Alfredo Espinosa (1903-1937), conocido como “el médico de los pobres”.

Personajes Ilustres

Existen 42 capillas – panteones dentro de este camposanto, destacamos entre otros:

Capilla Panteón Hidalgo Abreu (construida entre 1848 y 1957). Encargado por Sebastián Ydalga. Inspiración clásica.

Capilla Panteón Cosme Carrión (construido en 1903). Cosme Carrión tenía un negocio de instrumentos musicales. Inspiración romana.

Capilla Panteón Tauste (construido entre 1905 y 1909).Inspiración modernista. Dionisio Tauste fue médico y además el creador del Banco de Vitoria.

Capilla Panteón Atauri y la Torre (construido en 1888). Estilo neogótico. Encargado por Eugenio de Atauri al arquitecto Salustiano Ydalga.

Capilla Panteón Zulueta (construido en 1882).Estilo neomanierista. Encargado por Julián Zulueta y Amondo, Marqués de Alava.

Capilla Panteón Felipe Arrieta (construido en 1898). Encargado por Felipe Arrieta.

Capilla Panten Rossi (construido entre 1909 y 1911). Estilo neoegipcio. Encargado por Concepción Arnaiz, viuda de Rossi.

Además existen numerosos personajes ilustres enterrados en este cementerio. Destacamos algunos:

Teodoro González de Zárate (1882-1937). Alcalde republicano e industrial (dueño de la fábrica de gaseosas La Favorita). Su cuerpo apareció sin vida en el puerto de Azáceta el 1 de abril de 1937.

Miguel Ricardo Álava (1772-1843). General conmemorado héroe de la Guerra de la Independencia y de la Batalla de Vitoria. Ministro, diputado general y embajador. Falleció en Francia en 1843 y sus restos fueron trasladados a Santa Isabel en el año 1883.

Mateo Benigno de Moraza (1817-1878). Rector de la universidad de Vitoria y político.

Pancracia Ollo, viuda de Tomás de Zumalacárregui (1798-1865). Esposa del general carlista, fue encarcelada junto a sus hijas mayores para obligar a su marido a dejar el liderazgo de sus tropas. Se exilió a Burdeos y volvió a Vitoria a la muerte de su esposo. Falleció en el año 1865.

Sebastián Iradier Salaberri (1809-1865). Importante músico y compositor.

Heraclio Fournier (1849-1916). Impresor y fundador de la famosa fábrica de naipes.

Francisco Javier Landaburu Fernández (1907-1963). Vicelendakari en 1960.

Fernando Amárica Medina (1886-1956). Pintor y benefactor de la ciudad de Alava.

Martin Saracíbar Lafuente (1804-1891). Arquitecto, autor de numerosas obras de Vitoria-Gasteiz.

Personajes Ilustres: Músicos

El cementerio de Santa Isabel de Vitoria-Gasteiz a la luz de la música
Desde 1808 Santa Isabel ha guardado la memoria de nuestros antepasados. Hombres y
mujeres que fueron construyendo la Vitoria actual, su legado ha configurado nuestro
presente, el de nuestra ciudad, nuestra provincia, en muchas ocasiones el de todo el País
Vasco e incluso, en algunos casos, rompiendo esos límites y haciéndonos participes del
devenir universal. Podemos juzgar su contribución grande o pequeña, pero no podemos
negar su huella.
Por ello, esta iniciativa se encuadra en una serie de actividades que se han ido realizando
para dar a conocer el arte y la historia que atesora el Cementerio de Santa Isabel.
Queremos en esta ocasión recordar a los músicos que reposan en este cementerio, como
hace muy poco lo hacíamos con algunos de nuestros poetas y literatos.
Este folleto se complementa con unos eventos en los que se podrá escuchar la obra de
algunos de estos autores. La música y la poesía revivida como un homenaje a estos
artistas.
Conocer su vida y su obra nos hará descubrir de donde proceden las canciones
“populares” y la aportación a la historia de la música de personajes como Sebastián Iradier.
José María Abad Egusquiza
(Vitoria-Gasteiz 1836 – 1895 Vitoria-Gasteiz)
Calle Santiago, 65.
Era hijo de Santos Abad Lorenzo (+1889. Calle Santa Isabel,64), trompa solista de la
Banda de Alabarderos del Palacio Real, y tío del organista Leopoldo Laspiur Abad y del
compositor y organista Guillermo Santos Laspiur Abad. Fue sacerdote y organista en la
parroquia de San Vicente de Vitoria y, desde esta plaza, profesor de armonía de Vicente
Goicoechea y de José María Vírgala.
Antonio Antepara
(Vitoria-Gasteiz 1784 – 1861 Vitoria-Gasteiz)
Calle Santa María, 69bis.
Maestro de capilla en la Colegiata de Santa María de Vitoria desde 1832 hasta su
fallecimiento.
Juan Santiago Aramburu Salinas
(Salvatierra, Álava 1860 – 1937 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Juan, 10.
Estudió en el Conservatorio Nacional con el Maestro Mendizábal. Se realizó un concierto
benéfico en el Teatro de Vitoria el 16 de noviembre de 1881 para que pudiera continuar sus
estudios.
Como pianista simultaneo los conciertos con la enseñanza del piano. Fue director de la
Academia Municipal de Vitoria y organista de la Iglesia parroquial de San Vicente.
Enrique Aramburu músico Martínez de San Vicente
(Vitoria-Gasteiz 1896- 1967 Vitoria-
Gasteiz)
Calle San Juan, 10.
Hijo de Juan Santiago,
estudió piano con su padre, armonía con
Pedro Fernández de
Retana
y órgano con
Bernardo Gabiola
. Sustituyó a su padre en 1937 al frente del órgano
de San Miguel, participó en numerosos conciertos con organistas de gran talla.
Durante la guerra civil española, orquestó numerosas partituras de zarzuelas para las
compañías que actuaban en Vitoria y no podían conseguir de Madrid los materiales
necesarios.
Pio luis Aramburu músico Martínez de San Vicente
(Vitoria-Gasteiz 1905- 1999 Vitoria-
Gasteiz)
Calle San Juan, 10.
Estudió bajo la dirección de su padre, destacando precozmente como compositor. Entre su
abundante producción están las llamadas Estampas vitorianas, dos operetas infantiles El
rey Colorín y Carmellin, Fantasía para violonchelo y txistu, varias misas dedicadas a la
Virgen Blanca, San Prudencio, a la memoria de sus padres.., Zeruko deia, Fiesta de la
Calle, Dantzari de dantxarines, Eup San Juan, Belen ́en jaio da, canción marinera,
Concierto Barroco para txistu,…y un largo ecétera.
Como curiosidad añadiremos que en su juventud fue el artífice de la música de ”Que la
victoria nos sonríe.
Episodio cómico-futbolístico de ambiente local, en un acto, dos tiempos
el intermedio, como homenaje al Club Deportivo Alavés” con libreto de Xabier Landaburu y
Luis Apraiz Buesa.
Fue director del Orfeón vitoriano, ostentó la cátedra de piano en el Conservatorio Jesús
Guridi, del que fue director, organista de San Miguel y colaborador de la revista Txistulari.
Se le otorgó el Celedón de Oro en 1980, la Medalla de Oro de Vitoria en 1986, en
1992 la
Medalla de Oro de la Asociación de Txistularis del País Vasco y en 1993, el Premio Sabino
Arana.
Félix Ascasso Martínez de la Pera
(Vitoria-Gasteiz 1906- 1986 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Miguel, 77E
Miembro de la Banda Municipal de Vitoria entre 1918 y 1968. En 1926 ingresó en la Banda
Municipal de Txistularis como silbote y desde 1955 hasta su muerte la dirigió. Compuso
bailes vascos y múltiples obras para txistu.
José Blanco Recio
(Burgos 1886 – 1938 Vitoria-Gasteiz)
Calle Virgen de Begoña, 4.
Hermano del violinista Joaquín Blanco. Siendo niño se trasladó a Vitoria con su familia.
Más tarde, en Madrid, compaginó los estudios de pintura con los de música. Se dio a
conocer como compositor con “Egloga”, un poema sinfónico, en 1919. Compuso obras
para orquesta, piano y canciones.
Manuel Josef Ciorraga Thomasa
(Bergara, Guipúzcoa 1795 – 1882 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Pedro, 83
Realizó los primeros estudios en su villa natal y en 1805 se trasladó a Vitoria. Estuvo
interno en el Seminario Conciliar de Pamplona de 1807 A 1808, año en que los franceses
entraron en la ciudad. Estudió latín en la cátedra establecida en el Campillo en Vitoria. En
1812 ingresó en el Seminario de Bergara donde permaneció hasta que en 1814 regresó a
Vitoria. Secretario del Ayuntamiento en 1822 y encarcelado al año siguiente. Exonerado,
ocupó diversos cargos, jefe de la benemérita Milicia Urbana, intendente del ejercito,
Diputado a Cortes por Álava, Alcalde, comandante efectivo y honorario del Batallón de
Milicianos de Vitoria y Padre de la Provincia.
Aficionado a las letras y a la música compuso la canción “La caza del chimbo”, cuya
intención era dar la matraca los vitorianos a los bilbaínos, cuando los primeros iban a las
fiestas de Bilbao, sin embargo al final fue adoptada también por estos como una canción
humorística.
Pedro Fernández de Retana Ruiz de Azua
(Vitoria-Gasteiz 1852 – 1927 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Juan, 2.
En 1885 obtuvo el título de Notario en la Universidad Central de Madrid. Compaginó los
estudios de literatura y leyes con los de música.
Fue profesor de francés en Zaragoza y formó la Masa Coral de esa ciudad. Se ordenó
sacerdote a los 48 años. Obtuvo la plaza de organista de la catedral de Coria (Cáceres), y
más tarde la de organista de la parroquia de San Pedro en Bergara (Guipúzcoa) donde
fundó el orfeón Vergarés. Permaneció allí hasta que 1899 fue nombrado beneficiado de la
catedral de Sevilla. Los últimos años de su vida residió en Vitoria.
Fue un excelente profesor y participó en varios tribunales de oposiciones.
Autor de obras religiosas y corales, a veces firmaba con su nombre completo, otras como
Pedro Retana y alguna vez como Fernández de Retana. Incluso algunas obras frívolas
como “Oh Pepita” fue firmada con el pseudónimo Müller.
En 1878 estrenó en las primeras fiestas organizadas por el Ayuntamiento su pasacalles
“Celedón” que más tarde utilizaría Mariano San Miguel para su obra del mismo nombre.
José Fresco Lizurdia
(Vitoria-Gasteiz 1864 – 1927 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Ignacio, 78
Fue organista y director del coro de la capilla de los padres jesuitas de Vitoria. En 1894 fue
nombrado primer subdirector de la primera Banda Municipal y en 1906 fundó y dirigió la
Banda de Santa Cecilia. Su esposa Emilia Zala y su hija Blanca fueron también excelentes
pianistas que participaron con éxito en los conciertos de la Filarmónica Vitoriana. Su
creación es mayoritariamente para banda, marchas, valses y pasodobles, aunque también
compuso música religiosa.
Sebastián Iradier Salaberri
(Lanciego, Álava 1809 – 1865 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Marcos, 18.
Era un hombre con fama de vividor y libertino, aventurero, donjuán, apodado “el dandy
vasco”, prolífico compositor y excelente intérprete.
Sus obras alcanzaron una fama que superó a su autor, como en el caso de
La paloma y que fueron “tomadas prestadas” en otras obras, como el caso del Arreglito que Bizet utilizó para su ópera Carmen , o La Neguita que incluyó Edouard Victor Antoine Lalo en su Sinfonía Española
Inició muy pronto sus estudios musicales, en Vitoria-Gasteiz estudió piano y órgano y entró
en el coro de la Colegiata de Santa María.
Muy joven obtuvo la plaza de organista de San Juan Bautista de Salvatierra-Agurain. Allí
contrajo matrimonio con Brígida de Iturburu.
En 1833 partió hacia Madrid con intención de perfeccionar sus estudios, pero una vez allí
renunció a su plaza convirtiéndose en Vicerrector de la Academia Filarmónica, catedrático
de armonía y composición y socio de honor de la Academia Filarmónica de Bayona.
Además de ser primer maestro de solfeo en el Real Conservatorio de Música, impartía
clases particulares. Así conocerá a Eugenia de Montijo, futura emperatriz de Francia, con
la que forjará una sólida amistad. En Madrid volvió a casarse, con Josefa Arnago. En dicha
ciudad fue dueño de un almacén de venta de música y pianos y una imprenta y litografía
donde editaría sus obras.
En 1850 viajó a París donde se introdujo, como en Madrid, en los círculos de la alta
sociedad. En 1857 inició una gira con gran éxito por Estados Unidos, México y Cuba.
Regresó a Europa, recalando en Londres donde será, otra vez, estrella en los salones
aristocráticos. Volvió a París donde fue una celebridad, sus composiciones fueron cantadas
e impresas alcanzando una gran popularidad.
Años más tarde, enfermo y apagado, volvió a Vitoria donde falleció. Su sobrino-nieto
Teodoro Herrero Iradier trasladó sus restos a esta capilla-panteón
Juan Alejandro Jiménez Elorriaga
(Lanciego, Álava 1809 – 1865 Vitoria-Gasteiz)
Calle Santiago, 65
Dejó la carrera de notario al ganar la plaza de tenor de la catedral de Santa María de
Vitoria, que ocupó hasta su muerte.
Fundó en 1880 el Orfeón Vitoriano, primero de ese nombre.
Ganó en 1894 la plaza de director de la primera Banda Municipal de Música de Vitoria
permaneciendo en el cargo hasta su disolución en 1905. En 1897 fue nombrado socio
honorario de los Coros Clavé de Barcelona. En 1903 intervino en la fundación de la
Sociedad de la Sociedad Filarmónica Vitoriana de la que nació una Academia Musical de la
que él fue el primer director.
Su obra es fundamentalmente de carácter religioso, aunque también compuso diversas
canciones y aires vascos. Su obra “Alabantza Astarloari” ganó en 1886 la medalla de oro
en las Fiestas Euskaras de Durango.
Leonardo Laspiur Abad
(Vitoria-Gasteiz 1868 – 1927 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Vicente, 54
Sobrino del organista José María Egusquiza y hermano de Santos Laspiur, fue organista d
la parroquia de San Miguel y organista segundo de la catedral de Santa María. Ordenado
sacerdote en 1893, estuvo destinado como organista en la iglesia de San Vicente.
Compuso mucha música para coros en el más puro estilo de la época.
Teodoro Mendizábal Aramburu
(Vitoria-Gasteiz 1820 – 1884 Vitoria-Gasteiz)
Calle Santa María, 54
Tenor, contralto y maestro de la capilla de la colegiata de Santa María de Vitoria. Entre
1861 y 1864 la dirigió.
Primitivo Onraitia Imaz
(Baracaldo, Vizcaya 1885 – 1961 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Roque, 44.
En 1914 gana por oposición la recién convocada plaza de director y Txistulari de la Banda
de Txistularis Municipal. Desde su nacimiento esta banda acaparó un palmarés
impresionante de premios.
Su obra se centra en composiciones para txistu y silbote.
Mariano San Miguel Urcelay
(Oñate, Guipúzcoa 1879 – 1935 Vitoria-Gasteiz)
Calle Virgen de Aránzazu, 70
Músico militar, buen clarinetista, hábil instrumentador y compositor prolífico.
En su infancia se trasladó a Madrid donde estudió clarinete, armonía y composición con el
maestro Serrano. Militar de carrera, ingresó en la Banda de Ingenieros y tuvo varios
destinos hasta llegar en 1901 al Real Cuerpo de Alabarderos donde fue clarinetista hasta
su jubilación.
Colaboró con la Real Capilla, la Banda del Cuerpo de Alabarderos, la Sociedad de
Conciertos y la Orquesta Sinfónica de Madrid.
En 1916 fundó la revista Harmonía y fue creador de la Sociedad de Instrumentos de Viento de Madrid y primer clarinetista de la
Sociedad de Conciertos y de la Orquesta del Teatro Real de Madrid
.
Escribió unas trescientas obras: jotas, marchas, valses, polkas, habaneras, galops,
pasodobles,… . Utilizó el pseudónimo M Güelsiman para firmar algunas obras como Rey de Reyes marcha procesional , A dos velas
tango , ke-Su-Ki intermezzo-fox , o ¡Quiéreme! tango
.
De las muchas marchas procesionales que compuso es muy conocida Mektub y entre vitorianos y alaveses el alegre pasacalle, himno de las fiestas de la ciudad, Celedón, la Globa himno de la sociedad de ese nombre y su marcha procesional a la Virgen Blanca ,
patrona de la ciudad.
Dimas Uruñuela Bengoa
(Salvatierra, Álava 1844 – 1917 Vitoria-Gasteiz)
Calle Santa Isabel, 20.
Inició sus estudios musicales con el organista de Salvatierra, completándolos en Vitoria y
Madrid. Profesor de un buen número de músicos, entre los cuales cabe destacar a su hijo
José Uruñuela. Su obra es fundamentalmente religiosa aunque cuenta con alguna pieza
profana como
El pozo Artesiano
un zortziko que entronca con la historia de Vitoria.
Julio Valdés Goicoechea
(Vitoria-Gasteiz 1877 – 1958 Vitoria-Gasteiz)
Calle Santa Brígida, 1
Sobrino de Vicente Goicoechea estudió música con él y con el músico de origen vitoriano
José Sainz Basabe.
En 1902, una vez finalizados sus estudios eclesiásticos, fue nombrado organista de Elorrio.
Tras la reforma de Pío X, su tío le envió en 1909 a la Escuela Ceciliana de Regensburg
(Ratisbona) donde completó su formación con Heller, Haberl, Renner y Weinmann.
En 1918 sustituyó a
Jesús Guridi
como organista en los Santos Juanes de Bilbao y en 1940
fue nombrado profesor de armonía del Seminario Diocesano de Vitoria.
Como su tío Vicente Goicoechea, compuso únicamente música religiosa, dotada de un
hondo misticismo y gran perfección formal. En su catálogo, figuran varias piezas de
órgano, misas para coro con participación popular, motetes eucarísticos, marianos y de
Semana Santa, himnos diversos y distintas obras para la liturgia eucarística o
celebraciones piadosas.
Arsenia Velasco
(Cuenca 1845 – 1874 Vitoria-Gasteiz)
 Calle San Prudencio, 3. Panteón hoy desaparecido.
Su padre José Velasco, maestro de música, la guió desde la cuna fomentando sus
aptitudes musicales. En 1856 ingresó en el Real Conservatorio de Música y Declamación,
con tan magníficos resultados que en 1863 obtuvo la plaza de alumna pensionada de
canto.
Al salir del conservatorio, después de obtener las medallas de oro, plata y cobre, se inclina
por el teatro y es contratada por la compañía de ópera del señor Parodi. Debuta en
Córdoba , como primera contralto en la obra
Lucrecia Borgia de Donizetti, con excelentes críticas, a pesar de su inexperiencia y con un solo ensayo. También su siguiente actuación en Granada cosechó un gran éxito.
En 1869, en el Teatro de la Zarzuela de Madrid se inicia en éste género, comenzado una
gira por Barcelona, Sevilla, Valencia y de nuevo en Madrid llena de grandes triunfos.
En 1874 llegó a Vitoria, ciudad para ella muy querida pues su madre era vitoriana y aquí
habían contraído matrimonio sus padres. Los ciudadanos la escucharon con admiración y
entre ellos destacaremos la figura de Fermín Herrán, quién quedó prendado por su arte,
desolado por la temprana perdida y glosó su biografía llena de encendidos elogios.
Su última actuación fue en Vitoria, en el papel de Rosalva en Barba Azul , la realizó ya
enferma. Aún así, recibió ovaciones encendidas por su interpretación.
En los siguientes días no pudo acompañar a su compañía y en muy poco tiempo murió.
Vitoria la quería como a una hija adoptiva y a su entierro acudieron personas de toda clase
y condición.
Dámaso Villanueva Trocóniz
(Vitoria-Gasteiz 1865 – 1945 Vitoria-Gasteiz)
Calle San Vicente, 16
Propietario de una tintorería fundada en 1820 y político republicano, como tal fue elegido
concejal en 1903, formó parte de la Alianza Patriótica Alavesa, militó en el Partido
Republicano Radical durante la Segunda Republica y fue de nuevo elegido concejal en
1931. Colaboró en un proyecto de adaptación del Antiguo Fuero Alavés, aunque también era partidario de un
Estatuto Único . Fue cesado al inicio de la sublevación.
Autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones de la época sobre semblanzas,
recuerdos alaveses y coplas, siempre con un tono de humor y desenfado. Utilizaba el alias de Inocente Gato.
Fue Vicepresidente del Orfeón Vitoriano en los años 30 y autor de composiciones
musicales de gran arraigo popular como Vamos a la Pochanga, La calle Dato, o Y dicen y dicen
.
Jesús José María Vírgala
(Vitoria-Gasteiz 1878 – 1958 Vitoria-Gasteiz)
Calle Virgen Blanca, 11.
Fue organista de la catedral de Zamora hasta el año 1904, en el que volvió para ocupar el
mismo puesto en la catedral de Vitoria.
Compositor de música religiosa, es autor de los himnos a la Virgen Blanca y a San
Prudencio, patronos de Álava.
Guía de cementerios agradece a Marta la información que nos ha suministrado.

Leyendas

Existen numerosas LEYENDAS respecto a esta necrópolis:

Una de ellas hace referencia a Julián de Zulueta. Nacido en 1814 en Ánucita (Álava) que como muchos ovetenses cruzaron el Atlántico para desembarcar en Cuba, en busca de un futuro mejor. Se dedicó al comercio de esclavos y tanto prosperó que llegó a ser alcalde de La Habana en dos ocasiones. En 1875 fue nombrado Marqués de Alava por el rey Alfonso XII. Murió en La Habana en el año 1879 pero hasta el año 1882 sus restos no pudieron ser inhumados en el cementerio de Santa Isabel. Existe un gran panteón en dicho cementerio en el que reposan los restos del Marqués. En la parte superior descansa la escultura de un ángel con un brazo extendido hacia el cielo…la mayoría de las veces. Según cuenta la leyenda, no todos los moradores del panteón se encuentran descansando el sueño eterno. La muerte persigue a la persona que el ángel señala con su dedo….

detalle ángel, panteón del Marqués de Alava

Otra de las leyendas cuenta de un chico albino que se quedó encerrado en el cementerio. Un transeúnte murió de un ataque al corazón al visualizar una imagen fantasmagórica en el interior del cementerio y que se acercaba corriendo hacia él. (existe otra versión de una persona ciega, que al acercarse para pedir ayuda, abre los ojos y lo único que se ve es el color blanco del globo ocular).

Localización:

CEMENTERIO DE SANTA ISABEL

¿Quieres contarnos algo sobre este cementerio?

Cementerio de Santa Isabel

1 + 8 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR
Aviso de cookies