Cementerio de Jimera de Libar

INFORMACIÓN

Cementerio de Jimera de Libar: Ntra. Sra. Virgen de la Soledad

Dirección: Camino del Cementerio, 17, 29392 Jimera de Líbar, Málaga

Horario: Sin horario establecido

 

Historia

Jimera de Líbar es una población  española de la provincia de Málaga, Andalucía, ubicada al oeste de la provincia, siendo una de las poblaciones que forman la comarca de la Serranía de Ronda.

Se encuentra situada en el valle del río Guadiaro, en los alrededores de la Sierra de Grazalema y el parque natural de” Los Alcornocales”. Por carretera se encuentra ubicada a 137 km de Málaga.

El cementerio de Jimera de Libar: Ntra. Sra. Virgen de la Soledad es de concesión municipal, y está situado a las afueras de la población.

 

 

Cementerio

El cementerio de Jimera de Libar: Ntra: Sra. Virgen de la Soledad, se trata de un recinto funerario con el estilo y las formas de construcción características de la zona.

Para llegar a él, su acceso discurre por un camino rural a las afueras del pueblo, acompañado por árboles autóctonos en cada lado.

Un muro de piedra pintado de inmaculado blanco nos indica el camino hasta las puertas de acceso, ya que son dos entradas de las que dispone el recinto, ambas de forja negras, pero la más trabajada está instalada en dos columnas de ladrillo visto, y rematada con una cruz. Mientras que la otra se sitúa en un arco de obra encalado, y, también acaba igualmente rematada con una cruz.

El cementerio es casi de planta rectangular, aunque mediante amplios escalones a forma de terrazas,  se van colocando los bloques con las distintas sepulturas, manera ordenada y original de  ir salvando el desnivel del terreno donde se encuentra ubicado.

En su interior, la ornamentación vegetal está compuesta por pinos autóctonos, que igual que las sepulturas, van salvando los desniveles del terreno.

Y en su exterior lo enmarca el paraje de la  sierra de Grazalema.

 

Fosa Común

Localización-Descripción

En el cementerio de Jimera de Libar fusilaron a dos personas, una dentro y otra fuera del mismo.

Hay indicios de que los restos de uno de los ejecutados fueron exhumados y trasladados a un nicho, pero la otra víctima probablemente siga enterrada en el exterior de cementerio, junto a la tapia del mismo.

Contexto Histórico

Víctimas: Desconocido

Relato Histórico

El municipio de Jimera de Líbar se encuentra en el Valle del Guadiaro, en plena Serranía de Ronda, conformándose dos núcleos de población, el de Jimera de Libar y el de la Barriada de la Estación, por donde pasa la vía férrea.

La guerra civil en la comarca de Ronda

La comarca de Ronda se ubica en la parte noroccidental de la provincia de Málaga, contando con imponentes sierras que la atraviesan y con importantes vías de comunicación, tanto con la costa, por el corredor natural que supone el Guadiaro, como con Málaga, a través de los valles del Turón y del Guadalteba. Por la comarca, además, pasa la línea férrea que conecta Bobadilla con Algeciras, algo de fundamental relevancia en la estrategia bélica que se desarrolló en la provincia de Málaga.

A una considerable lejanía de la capital de la provincia y, desde muy temprano, objetivo prioritario de Queipo de Llano, el mantenimiento del orden republicano se dio gracias a una amplia presencia de partidas anarquistas. Las cuales, durante la guerra, actuaron con una notable independencia respecto a la Comandancia de Málaga, que no empezó a ocuparse directamente, del peligroso avance de las tropas franquistas por la zona, hasta enero. Así, desde septiembre hasta enero, la comarca de Ronda vivió una particular contienda bélica en la que se enfrentaron partidas guerrilleras, unas más o menos organizadas y otras apenas conocidas por los propios mandos militares del Ejército republicano, con el Ejército rebelde del Sur bajo el mando único de Queipo de Llano. En la memoria siguen quedando los nombres de jefes guerrilleros como Pedro López Calle, alcalde de Montejaque, o Pedro Flores Jiménez, sobrino del famoso bandolero Flores Arrocha. Así, junto a la memoria oral de los vecinos y las vecinas tenemos las investigaciones de la guerra civil en la zona que han hecho Lucía Prieto, Antonio Nadal, Ramos Hitos o, actualmente, la que realiza Pablo Benítez Gómez, que nos permiten acercarnos a la Guerra Civil en la comarca de Ronda.

La toma de Ronda suponía para el ejército rebelde cerrar un arco sobre Málaga que abarcara desde Antequera hasta Algeciras, además de conseguir controlar la línea férrea que une Bobadilla con Algeciras, pasando por Ronda, facilitando el envío de tropas y suministros a la región cordobesa. De esta forma, la caída de Antequera el doce de agosto y del enlace ferroviario de Bobadilla al día siguiente bajo el General Varela constituye el primer objetivo necesario para defender Granada de la infructuosa ofensiva republicana y para establecer un punto de partida hacia Ronda.

La ofensiva rebelde, desde el 12 hasta el 16 de septiembre, será obra de tres columnas, la de Sevilla bajo el General Varela que desde el Saucejo avanza por Almargen y Cañete La Real, la de Cádiz desde Villamartín por Grazalema, y la de Antequera por Campillos y Peñarrubia. Las tropas al mando de Corrales entrarán el 13 de septiembre en Campillos y en Sierra Yeguas, quedando testimonio de su recorrido en el diario de Salvador Fernández Álvarez y de José María Gutiérrez Ballesteros, publicado como De la Gesta Española. Las tropas de Redondo, por su parte, ganan, el 13 de septiembre, Almargen, al día siguiente Cañete La Real y, el 15 de septiembre, Peñarrubia, Cuevas del Becerro y Teba. Tras estas dos maniobras paralelas, ambas columnas convergen el 16 de septiembre, previo al asalto sobre la ciudad de Ronda. Precisamente será el 17 de septiembre cuando el General Varela haga su entrada en Ronda, tras bombardear la ciudad, sostener tiroteos en las calles con una fuerte resistencia miliciana y superar los obstáculos que supusieron las minas, alambradas electrificadas, etc. incluso se contemplaba por las milicias rondeñas la voladura del puente romano, que no llegó a producirse.

A partir de entonces, el mes de septiembre entrañó la caída en manos franquistas de numerosas poblaciones de la comarca como Arriate el 18 de septiembre por el comandante Corrales, Benaoján y Montejaque el 24 por Redondo, Cortes de la Frontera por la columna de Cádiz de Cisneros, Jimera de Líbar el 27 por el teniente Mora y, finalmente, Atajate, Algatocín y Gaucín el 28 de septiembre. En algunos casos, como en los pueblos de Faraján y Alpandeire, el control franquista fue breve, siendo reconquistados por las milicias desde el 3 hasta el 20 de octubre, fecha en que el comandante Hidalgo las recuperará y tomará Júzcar.

Las milicias, por su parte, intentaron sin éxito interrumpir el uso de la vía férrea a los franquistas, pieza clave de la comarca.

En noviembre la presión de las milicias sobre las posiciones franquistas no fue muy acusada, siendo diciembre cuando se da un auténtico embate miliciano. De esta manera, las milicias atacan Arriate el 8 y el 9 de diciembre, Gaucín y Benarrabá el 26 y, también en diciembre, Júzcar y Faraján. Con todo, hasta enero la línea divisoria entre las posiciones franquistas y milicianas no se modificó, quedando Alpandeire, Faraján y Júzcar en manos de los rebeldes, frente a Igualeja, Parauta y Cartajima, en manos milicianas, haciendo Cartajima de centro de operaciones de Pedro López.

La última y definitiva fase del avance de los rebeldes sobre la comarca de Ronda se dio en enero, con el objetivo de llegar la costa por la línea que une Ronda con San Pedro, puesto que a Casares y Manilva ya la habían alcanzado a principios de octubre. Será, por tanto, con la caída de Cartajima, tras tres días de resistencia iniciados el 29 de diciembre, cuando la Comandancia de Málaga advierta el peligro sobre Málaga y se implique directamente. Cabe señalar, en este propósito, el estado de las fuerzas republicanas en la zona. Además de las partidas de Pedro López, también actuaban otras muy desorganizadas como la de Flores Jiménez, sin poder determinarse el número exacto de efectivos. A éstos se les unió la columna de Mario D`Ancona, formada por las Juventudes Socialistas Unificadas y el PCE de Coín, en el intento de frenar la llegada de los franquistas a San Pedro, y una columna motorizada del Batallón Méjico. Además, se trasladó a la zona el teniente coronel Mejides, jefe de la sección

del Estado Mayor de la Comandancia de Málaga y el asesor militar ruso, Kremen. Con todo, la información con que se contaba en la Comandancia de Málaga sobre el desarrollo de las operaciones era muy fragmentaria y equívoca, como quedó de manifiesto en la efímera recuperación de Cartajima el 2 de diciembre por las milicias.

En este contexto, la ofensiva de las tropas franquistas hacia la costa durante el mes de enero no pudo ser contenida, las milicias se replegaron al puerto de Madroño desde donde intentaron establecer el frente pero fue inútil. Los rebeldes llegarán a Igualeja el 9 de enero y las milicias se tienen que reubicar en Jubrique y Genalguacil. Así, sólo cuatro días después, el 13 de enero, cae San Pedro.

Desconocemos la fecha exacta de la exhumación.

Fuente: Junta de Andalucía

Localización:

CEMENTERIO DE JIMENA DE LIBAR

¿Quieres contarnos algo sobre este cementerio?

Cementerio de Jimera de Libar

1 + 12 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR
Aviso de cookies