Cementerio de Arriate

INFORMACIÓN

Cementerio de Arriate

Dirección: Calle el Prado, 17, 29350 Arriate, Málaga

Horario: Sin horario establecido

 

Historia

Arriate es una población española, correspondiente a  la provincia de Málaga, Andalucía, ubicada al oeste de la provincia, y siendo una de las localidades que forman la comarca de la Serranía de Ronda. La leyenda data de la existencia de Arriate hasta tiempos de los Reyes Católicos, la primera prueba escrita fecha del año 1570 en el Censo de Felipe II. Aunque el origen de su nombre es árabe: “Arriadh” (Los Verjeles).

El cementerio de Arriate se sitúa  en las inmediaciones del pueblo, se accede por un camino rural, y se encuentra rodeado de campos de trabajo.

Es de concesión municipal.

 

 

Cementerio

Se trata de un cementerio de trazado irregular, debido a las ampliaciones que ha sufrido a lo largo de su historia. Todo su perímetro se encuentra rodeado con una tapia seguida y encalada.

Dispone de dos puertas, una más amplia y de buen acceso dedicada a los vehículos, y otra para el paso de personas, en la que una cancela de forja pintada de negro, es la encargada de enseñarnos el camino al interior de un pequeño patio, que sirve de antesala al recinto, aquí se halla  un grupo de cipreses para dar la bienvenida a esta singular necrópolis.

Tras pasar un arco de medio punto situado en el muro que linda con la pared del recinto funerario, se van situando todas las sepulturas mediante el entramado de pasillos. Se trata de un sencillo paraje, pero bien cuidado y ornamentado, destacando el patio central, que con su cuidada vegetación, alberga un monumento conmemorativo a las personas ajusticiadas en la guerra civil.

 

Fosa Común

Localización-Descripción

En el cementerio de Arriate se halla una fosa común que contiene los restos de los fusilados en la primera represión, en este caso a cargo de Falange

La fosa no se halla perimetrada ni localizada con exactitud.

Contexto Histórico

Víctimas: 6

Relato Histórico

Arriate se encuentra en la depresión de Ronda a poco más de 500 metros de altitud sobre el nivel del mar y a escasos 5 kilómetros de la población de Ronda, estableciéndose su término municipal en la zona conocida como la campiña.

El hecho de contar con un reducido término municipal, de apenas 8´52 kilómetros cuadrados, le supuso un fuerte agravante al paro obrero, ya que no contaba con suficientes tierras para dar trabajo a su elevada población jornalera, sin solucionarse con la política municipal de obras públicas y repartos de pan y dinero que, desde 1932, desarrollaron los consistorios de izquierda.

En los meses previos a la sublevación militar hay un aumento de la crispación social que se ilustra en dos acontecimientos sucedidos con sólo unos días de diferencia. Así, el 26 de Abril, tras un mitin del PSOE, numerosos arriateños asaltan la iglesia, destrozan imágenes y queman libros. No obstante, el hecho más grave ocurrirá el 1º de Mayo cuando, tras una concentración en Fuente la Higuera, a la que acuden trabajadores de Arriate, Olvera, Setenil y Alcalá del Valle, éstos son acometidos en su regreso por la Guardia Civil produciéndose un enfrentamiento entre trabajadores y Guardia Civil que se cobra la vida de dos alcarreños. Hay que tener en cuenta que el movimiento obrero y campesino era muy fuerte en Arriate contando con los sindicatos UGT y su sociedad de obreros y campesinos El porvenir de Arriate y con una potente CNT que, en las elecciones de Febrero del 36, incluso votan al Frente Popular, que sale vencedor con un 82% de participación.

Desde la sedición del bando franquista sólo pasan dos meses hasta la caída de Arriate, en esos meses sus trabajadores, al igual que en el resto de pueblos de la zona republicana, organizan la defensa, crean nuevas instituciones, abastecen y redistribuyen alimentos y ejercen el monopolio de la fuerza. De esta forma, el mismo 18 de Julio asaltan el cuartel de la Guardia Civil requisando las armas y, sólo tres días después, el 21 de Julio, se vuelve a ocupar la iglesia, esta vez de forma permanente, pasando a usarse su edificio como sede del Comité de Abastecimiento y Defensa y economato en el que se distribuye, mediante un sistema de vales, alimentos, grano y ganados requisados.

Se crea un Comité que, bajo control popular y obrero, pasará a cumplir las funciones de las desbordadas instituciones republicanas. Estando, al frente del Comité, los anarquistas Pedro Durán Gómez, Rafael Durán Gómez y Francisco Márquez Ruiz y el alcalde socialista, Vicente Sánchez Viñas.

En este contexto revolucionario el casino y el Juzgado Municipal también serán abordados ocasionándose destrozos y quemas de libros, había que borrar los símbolos de la anterior dominación burguesa.

Con el golpe militar, degenerado en guerra civil, la defensa y represión que ejercen las milicias supone que en Arriate vecinos filo franquistas sean arrestados en el arresto municipal de la calle Cordones; esto hace necesario que, en calle Concha, se abra una nueva cárcel. Esta represión llegó a ajusticiar a ocho vecinos: Antonio Hoyos Gamarro, Vicente Hoyos Gamarro, Juan Moreno González, Francisco Marín García, Manuel García Domínguez, Rafael Aragón Jiménez, Joaquín Abela Riscos y Domingo Ramírez Vilches. También, posteriormente, el 6 de septiembre, son ejecutados, junto a la vía férrea cerca de la Estación, el franciscano Marcelino Lázaro y Bayo y doce vecinos de Jimena de la Frontera. En las sesiones del consistorio municipal de 9 de agosto y 13 de septiembre de 1937 se aprobarán mociones para ceder terreno en el cementerio para construir un mausoleo en el que enterrar a los muertos del período republicano así como doce bóvedas para los de Jimena de la Frontera.

Con la inminente caída de Ronda bajo zona franquista los arriateños huyen con el pánico que les generaba el saber de las atrocidades que iban haciendo las tropas a su paso por los pueblos que iban tomando. De esta manera, Arriate quedó desierta con la huida de sus vecinos yéndose éstos hacia San Pedro de Alcántara en menor número y, en su mayor parte, hacia El Burgo, en donde se establece la línea del frente El Burgo-Ardales.

Por tanto, será con la entrada de las tropas en Ronda cuando una columna bajo el mando del comandante Corrales entre en Arriate y, el mismo 18 de septiembre, nombre una Comisión Gestora que haga las funciones del consistorio municipal. No obstante, esta gestora será sustituida dos días después por una nueva, en presencia del Comandante Antonio González, que tendrá, como alcalde, a Francisco Higuero Sánchez.

Inmediatamente, el nuevo régimen ejerce la represión, encargándose de ello los dirigentes locales de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. Son asesinados los vecinos leales a la República: Juan Domínguez Muñoz, Rafael Moreno Aros, Francisco Medinilla Marín, José Medinilla Marín, Antonio Becerra Marín, José Haro Pimentel y José Marín Ramírez.

A partir de la toma de Málaga, con el regreso de los refugiados arriateños de Málaga, dos fenómenos estructurales de este período marcarán la vida en Arriate: la cruel represión sobre los vencidos y el hambre, también de los vencidos.

En lo que respecta a la represión franquista, se producen incautaciones, expedientes de responsabilidad […] a los gestores del Ayuntamiento pertenecientes a los partidos del llamado Frente Popular, al Depositario-Recaudador Gregorio Serrano Higuero[…] y al cobrador de arbitrios José Becerra Gamarro (Juan Antonio Márquez, 1994); humillaciones a hijas, mujeres y viudas de republicanos que son peladas en la plazoleta, y, a cargo de falangistas, son detenidos y encarcelados en Arriate y, posteriormente trasladados a Ronda para ser fusilados los vecinos: Pedro Guerrero Moreno, Juan Álvarez Hoyos, Francisco Domínguez Conde, Antonio Reyes Melgar, Diego Becerra Marín, Antonio Melgar Bello, José Rueda Sánchez y Rafael Ramírez Marín. El mismo funesto destino corrieron los arriateños Diego Marín Becerra y Francisco Gómez Ordóñez, ejecutados en Málaga.

En cuanto a la miseria y la pobreza, agravada por la falta de hombres para obrar el campo, destinados en el frente, llevaron a que muchos muchachos, sin suficiente edad para trabajar, se encargaran de labores agrícolas. El trabajo infantil se hacía irremediable para paliar una pobreza a la que, fútilmente, se pretendía hacer frente desde la Gestora Municipal con el Comedor de Caridad y Auxilios, financiado gracias a los ingresos de la suscripción al plato único.

La situación de impotencia de la gestora ante la grave crisis llevó, el 23 de agosto de 1937, a que sus miembros intentaran dimitir porque […] el vecindario no cumple edictos, órdenes o bandos de la Alcaldía y no han pagado las deudas acordadas el 12 de julio (Juan Antonio Márquez, 1994).

Actuación

Fecha: 1987

Promotor: Ayuntamiento

Descripción de la actuación

En el cementerio de Arriate se halla una fosa común que contiene los restos de los fusilados en la primera represión, en este caso a cargo de Falange

En el cementerio se ha instalado un monolito alusivo a las víctimas pero carece de nombres que las identifiquen.

Fuente: Junta de Andalicía

Leyenda

Si bien no existe documento que atestigüe el inicio fundacional, la tradición oral nos cuenta que la cofradía de “Ntro. Padre Jesús Nazareno”, llamada popularmente como la “Cofradía de los Jeuistas” nació en Arriate en la segunda mitad del siglo XVI. De hecho, no consta en la relación del pago del Real Subsidio y Excusado de la Catedral de Málaga (impuesto que todas las hermandades, cofradías o corporaciones religiosas tenían obligación de pagar al obispado), o en cualquier otro registro, lo cual supone que no contaba con rango oficial y por ello no estaba obligada a tal pago (hecho común a varias cofradías).

No sería hasta el siglo XVIII, coincidiendo con la datación de su imagen titular, que surjan las primeras pruebas documentales. La más antigua, que precisamente habla de ésta, es la trascripción de un inventario del año 1730 que el párroco D. Manuel de Hoyos implantó en las Constituciones de la hermandad de 1922; una lista de bienes de la cofradía entre cuyas imágenes y objetos sagrados se hallaba ya la sagrada imagen de “Ntro. Padre Jesús Nazareno”.

Si tenemos en cuenta estas conclusiones, lo más factible es que la cofradía se implantara en el espacio del primer cuarto del siglo XVIII, y que lo hiciese, como registran referentes históricos, documentales y orales, al amparo del patronazgo ejercido por los Marqueses de Moctezuma, “Señores de Arriate”, que, muy probablemente, fueron los que donaron  la bella imagen de Jesús Nazareno en torno a la cual se fundó la cofradía. Una imagen cuya valía artística arrastraría un coste económico al que un pueblo de la identidad y tamaño de Arriate no hubiese podido hacer frente.

Localización:

CEMENTERIO DE ARRIATE

¿Quieres contarnos algo sobre este cementerio?

Cementerio de Arriate

3 + 2 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR
Aviso de cookies